Energía Solar Térmica

¿Qué es la energía solar térmica?

 

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento de la energía del Sol para producir agua caliente destinada al consumo de agua doméstico, ya sea agua caliente sanitaria (ACS) o calefacción

Es una fuente de energía gratuita e inagotable, respetuosa con el medio ambiente y que nos permite un ahorro económico al reducir el consumo de combustibles fósiles (gasóleo, gas, ...) y electricidad.

 

 

 

¿Cómo funciona la energía solar térmica?

 

 

La energía que recibimos a través de los rayos del sol, es captada en forma de calor por el colector solar ( o panel solar) absorbiendo dichas radiaciones.

Por el interior del panel circula un fluido caloportador (que es una mezcla de agua y anticongelante) el cual transporta el calor hasta el acumulador de agua.

Este acumulador es el encargado de distribuir el calor para producir calefacción, agua caliente sanitaria o calentamiento de piscinas.

 


Ventajas

 

 

  • Permite un mayor ahorro tanto en gas como electricidad
  • Inversión rápidamente recuperable
  • Para viviendas construidas existen subvenciones
  • No produce malos olores
  • Sistema independiente y seguro
  • Materiales de alta calidad
  • Respeta el Medio Ambiente: deja de emitir aproximadamente medio kilo de CO2 a la atmósfera por cada kW generado, con lo que evita significativamente la emisión de gases de efecto invernadero que producen el calentamiento global del planeta
  • Es un recurso inagotable y completamente renovable
  • Instalación sencilla y muy común

 

 

Aplicaciones

 

  • Producción de agua caliente sanitaria (ACS): Es la principal aplicación de la energía solar térmica. El agua caliente sanitaria de consumo tiene una temperatura de 45 ºC, a la que se puede llegar fácilmente con captadores solares. El resto de las necesidades se obtienen de un sistema auxiliar, que habitualmente suele ser gasóleo, gas o energía eléctrica.

 

          • Calefacción de baja temperatura: La energía solar térmica puede ser un co mpleme nto al sistema de calefacción, sobre todo para sistemas que utilicen agua de aporte a menos de 60º C. El sistema que mejor funciona es el de suelo radiante (circuito de tuberías por el suelo), ya que la temperatura del fluido en el circuito es de 45ºC, fácilmente alcanzable con captadores solares en épocas de baja irradiación solar.

 

          • Climatización de piscinas: El uso de la energía solar térmica puede permitir el apoyo energético en piscinas exteriores, alargando los periodos de baño. Además cabe recordar, que el RITE, prohíbe el calentamiento de piscina con energía convencional.